‘Panchito’, el abuelito que hace entregas de Uber Eats caminando

‘Panchito’, el abuelito que hace entregas de Uber Eats caminando
Foto: Twitter

Cuando leemos historias como la que te contaremos a continuación, siempre nos quedará un saborcito en la boca sobre la importancia de la actitud hacia la vida y el trabajo.

Francisco, mejor conocido como ‘Panchito’ Sánchez, es un hombre de la tercera edad que todos los días le pone una sonrisa a la vida y sale a ganarse unos cuantos pesos para poder comer, ¿cómo lo hace?, por medio de la aplicación de Uber Eats.

‘Panchito’ es un caso especial entre los cientos de repartidores de las plataformas de comida a domicilio pues, lejos de su edad, el señor no cuenta con una bicicleta, motocicleta o coche para realizar sus entregas, en cambio, éstas llegan a su destino a pie.

Fue gracias a las redes sociales que pudimos conocer la historia de Francisco Sánchez, un hombre que todos los días se ubica afuera de Plaza Reforma 222 y en Poliforum para poder recibir las solicitudes de pedidos.

Todo comenzó cuando Mariana Santos posteó en Facebook una captura de pantalla del repartidor que le había llevado su comida, le pareció tan conmovedor que decidió recomendarlo con sus amigos y conocidos en las redes sociales.

El señor Francisco es un repartidor de UberEats que hace sus entregas a pie, se pierde un poco entre las calles, pero de que llega llega, por favor tengan paciencia y sean generosos con su propina, es bastante mayor y evidentemente tiene la necesidad de trabajar. ¡Muy amable el señor lo hace con toda la actitud!”, comentó Mariana Santos en su publicación.

A los pocos días la historia de ‘Panchito’ ya había sido compartida más de 60 mil veces y había generado cientos de comentarios positivos.

De inmediato algunos usuarios lo reconocieron y comenzaron a contar alguna anécdota sobre el señor Sánchez y aportaron más información para poder localizarlo.

La idea de este movimiento involuntario generado en Facebook, era ver la forma en que se le podía ayudar, ya sea con algún trabajo o con dinero.

Ahora se sabe que el hombre es un entrenador de natación y cuenta con una página de Facebook

La historia de Francisco es una de tantas como las que se generan día a día en la enorme Ciudad de México y nos deja una gran lección de vida: nunca hay que darse por vencido.

Comentarios Facebook